Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 3 de 3). El laberinto y cómo llegar hasta el Jardín

Jardín de Santos (Penáguila)

En este post, el tercero y último dedicado al Jardín de Santos, vamos a hablar del laberinto que existe en dicho jardín. En los posts anteriores ya hablamos, en una primera parte de donde se encontraba y de su historia (como se puede ver aquí) y en el segundo de las influencias que tenía en su construcción y describimos el jardín (como se puede ver aquí). Hoy hablaremos del Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 3 de 3). El laberinto y cómo llegar hasta él.

Debido a la gran cantidad de información sobre este jardín, he dividido su explicación y descripción en tres post:

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 1 de 3). Situación e historia.

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 2 de 3). Influencias y descripción del jardín

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 3 de 3). El laberinto, cómo llegar y fuentes para saber más.

 

El Laberinto

Sobre Laberintos

Antes de hablar del laberinto que existe en el Jardín de Santos vamos a hacer una pequeña explicación sobre el significado de los laberintos y del porqué de su aparición en los jardines. La interpretación del laberinto como símbolo es amplia  y varía según épocas, culturas y lugares, aunque siempre se asocia a lo espiritual. La interpretación clásica dice que para los celtas simbolizaba la creación, la escalera de la sabiduría y los cambios de la fortuna. En Finlandia los pastores caminaban a través de los laberintos para protegerse de los malos espíritus, que en caso de que los persiguieran hasta el interior del mismo, no eran incapaces de encontrar el camino de regreso al exterior. Pero en la mayoría de las civilizaciones el simbolo del laberinto está asociado a rituales de iniciación, como representación de búsqueda del centro personal, para lo cual se requería un ritual iniciático que implica la superación, en distintas etapas, de una prueba. Así, en la Edad Media el laberinto se convierte en el símbolo del complicado camino que el buen cristiano debe realizar hacia la Redención, convirtiéndose en la representación del viaje de la oscuridad a la luz, o de la sabiduría secreta que se descubre tras superar una prueba. El camino del laberinto es el peregrinaje, es la muerte al hombre antiguo, pecador. El hallazgo del centro representa el volver a nacer y el regreso desde el centro del laberinto en la demostración de que uno ya es una persona distinta.

Pero la caverna, o nuestro caso la cueva, es parte  de esta búsqueda iniciática de los jardines. Mircea Eliade en su libro “Historia de las creencias y de las ideas religiosas” (citado por Blasco, 2013) nos señala que “El laberinto asume, ampliada, esta misma función religiosa de la caverna: penetrar en un laberinto o en una caverna equivale a descender a los infiernos o, dicho de otro modo, a una muerte ritual de tipo iniciático”.

En el ya mencionado “Suelo de Polifilo” aparece el laberinto como itinerario en busca de su amante (Polia, que representa el Conocimiento) y en ese viaje iniciático describe un laberinto acuático en cuyo centro se haya la muerte representada por un dragón.

Jardín de Santos (Penáguila)
Vista general del laberinto del jardín de Santos (Penáguila)

  

El laberinto de el Jardín de Santos

Pasemos a describir el laberinto del Jardín de Santos. Cuando llegamos al Jardín, antes de entrar por la puerta que nos introduce el él, ya lo podemos ver a la izquierda de nuestro avance.

Desde fuera podemos ver que el laberinto se encuesta delimitado por una tapia de obra de fábrica, rematada por teja (lo que evita que entremos o salgamos de él por otro sitio que no sea la entrada del laberinto) y pegados a la tapia cipreses que según van creciendo van evitando la visión del laberinto desde el exterior. Según los datos que obtenemos del ya mencionado libro de Rafael Blanco “Jardines Esotéricos”, las dimensiones del jardín no son muy grandes, pero si efectivas como laberinto,  con una superficie de 454 m2 con 18 de ancho y 21 metros de largo. El seto vegetal que forma las paredes está formado por cipreses comunes (Cupressus sempervirens) y tejos (Taxus baccata). El ancho de los caminos es de unos 50 centímetros (lo que permite que solo pase una persona).

Jardín de Santos (Penáguila)
Camino dentro del laberinto del jardín de Santos (Penáguila)

 

En el centro del laberinto encontramos un cedro (Cedrus atlántica) de unos setenta años  de edad y de grandes dimensiones con una altura de unos 12 metros y  2.70 metros de perímetro. Su estado es bastante malo, debido a haber sufrido el impacto de un rayo, aunque aún se pueden ver que tiene hojas verdes y sobrevive a duras penas.

Jardín de Santos (Penáguila)
Cedro del centro del laberinto del jardín de Santos (Penáguila)

 

El laberinto es fácil de recorrer, pero pongo la resolución de su recorrido en una imagen obtenida del ya mencionado libro de Rafael Blanco.

Jardín de Santos (Penáguila)
Imagen de la resolución del recorrido del laberinto (de “Jardines Esotéricos” de Rafael Blanco)

  

Horario

El Jardín de Santos abre todos los sábados, Domingos y Festivos con un horario diferente según sea verano o invierno:

Horario de verano (hasta 30 de Octubre): 11:00-14:00 y 18:00-20:00 horas.

Horario de Invierno (a partir del 30 de Octubre): 11:00-14:00 y 16:00-18:00 horas.

Jardín de Santos (Penáguila)
Vista del laberinto del jardín de Santos (Penáguila) desde el camino de entrada

 

Cómo Llegar

El camino más sencillo es desde la ciudad de Alicante Autovía no de peaje A7 dirección a Alcoy. Salimos por la salida 45, lo que nos dejará en la N-340. Pasaremos por una primera rotonda que dejaremos en la 4ª salida, siguiendo el cartel que indica “Control del túnel” y que tras pasar por un puente sobre la autovía que acabamos de abandonar, llegaremos a otra rotonda. En este caso tomaremos la primera salida siguiendo de nuevo el cartel que indica “Control del túnel”. Seguiremos por esta carretera durante 3.7 kilómetros hasta llegar a un cambio de carretera que nos llevará a la CV-785. En este cambio de carretera veremos el primer cartel “Jardín de Santos. Penáguila”. Seguiremos por esta carretera comarcal durante 11.6 kilómetros hasta llegar a la población de Penágula, donde ya veremos indicaciones que nos llevarán a Jardín de Santos.

Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSSExportar como ARML para el navegador de realidad aumentada de Wikitude
Jardín de Santos (Penáguila, Alicante)

cargando mapa - por favor, espere...

Jardín de Santos (Penáguila, Alicante) 38.682729, -0.357141
Plano

 

Para saber más

ABAD LOBEJÓN, C (2009): “El jardín de Penáguila y sus influencias” en El Salt, 20, p. 29-31.

AÑÓN FELIU, C. (1989): “El lenguaje oculto del jardín: jardín y metáfora” Editorial Complutense.

BLASCO ALMENTA, R. (2010): “Jardines Arcanos”.  Editorial Séneca. Córdoba. p. 23-31

BLASCO ALMENTA, R. (2013): “Jardines Esotéricos”.  Editorial Séneca. Córdoba. p. 151-156

Colonna, F (2008): “Sueño de Polifilo”. Editorila El Acantilado.

Diputación de Alicante (2015): “Guía de los jardines históricos de la provincia de Alicante. Diputación de Alicante. P 8-9 (puede bajarse en pdf aquí).

Espelt, R y Tusquets, O (Dirs.) (2010): “Por Laberintos”. Diputación de Barcelona y Bancaja.

GALIANA, J. (2008): “Penáguila, la voz del agua” en Diario La Verdad, 15 de febrero de 2008 Suplemento Nuestra Tierra  p. 6-7 (puede leer aquí).

GALIANA, J. (2008): “Un jardín neoclásico en las faldas de la sierra de Aitana” en Diario La Verdad, 15 de febrero de 2008 Suplemento Nuestra Tierra  p. 7 (puede leer aquí).

Kretzulesco-Quaranta, E (2005): “Los jardines del sueño. Polifilo y la mística del Renacimiento”. Ediciones Siruela

RUIZ, L. (2000): “El camino acertado” en Diario Información, 13 de febrero de 2000 Suplemento El Dominical  p. 8.

Jardín de Santos en la página web del Ayuntamiento de Penáguila se puede ver aquí

La web de Alicante Vivo tiene dos entradas dedicadas a El Jardín de Santos, una dedicada a al figura de Joaquín Rico i Soler que se puede ver aquí y otra dedicada al propio jardín que puede verse aquí.

Aquí finalizamos los tres post dedicados al Jardín de Santos. Los anteriores se pueden ver aquí:

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 1 de 3). Situación e historia.

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 2 de 3). Influencias y descripción del jardín

Jardín de Santos (Penáguila) (Parte 3 de 3). El laberinto, cómo llegar y fuentes para saber más.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Recibe los nuevos post en tu bandeja de entrada