Recorrido por el río Chícamo en Abanilla (Murcia)

Recorrido del río Chícamo en Abanilla

Hoy vamos a describir una ruta por un afluente del río Segura a su paso por la población Murciana de Abanilla. Pero si recorremos sólo el río, la ruta se hace corta, así que la hemos alargado un poco y nos permite ver paisajes diferentes que rodean al río Chicamo. Hoy vamos a hacer el recorrido por el río Chicamo en Abanilla.

Para empezar nuestro itinerario nos dirigimos a través de la RM-410 a la población de Barinas, una pedanía del municipio murciano de Abanilla, situada al norte de Abanilla, a 12 kilómetros de dicho municipio y a 42 kilómetros de la ciudad de Murcia. Dejamos el coche a la entrada de la pedanía, justo debajo de un pino que nos puede dar sombra al coche y en frente de un cartel que nos describe el callejero de Barinas.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cartel que nos describe el callejero de Barinas

 

Dejamos a nuestra espalda el coche y seguimos la RM-410 durante unos 200 metros. Aquí veremos una bifurcación que nos lleva a un camino carretero de firme de tierra que seguiremos en constante pendiente hacia abajo. Este camino es sencillo de seguir, pero fácil de perderse sino seguimos el GPS, ya que cruza con varios ramales de este camino que nos pueden equivocar.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Principio del camino a seguir en nuestro acercamiento al río Chicamo desde Barinas

 

En nuestro avance, pasaremos por zonas donde el camino se complica para los coches, debido a su deterioro, y en esta zona pasaremos de una dominancia de margas (roca sedimentaria principalmente de calcita y arcilla) a una dominancia de yesos, pudiendo encontrar cristales de yeso transparentes.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Camino a seguir más complicado para coches, sin problemas para pateadores

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cristales de yeso que encontraremos en nuestro camino

 

Mientras nos acercamos a la pedanía de El Tollé, lugar donde bajaremos directamente al cauce del río Chícamo y a 2.6 kilómetros de donde dejamos el coche, podemos ver alguna cosa curiosa, como la parcela en la que alguien ha decidido plantar palmeras, olivos y granados de forma que casi más que un cultivo estamos viendo un futuro jardín.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Curiosa parcela con palmeras, olivos y granados

 

Muy cerca de esta curiosa plantación podemos ver un azulejo “funerario” (importante en decirlo entre comillas), que alguien colocó con el texto “Falleció al caer y ser arrastrado por una caballería hacia el siglo XVIII” pero sin ninguna más información al respecto.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Curioso azulejo “funerario”

 

Siguiendo nuestro recorrido a El Tollé y a 4.1 kms del lugar donmde hemos empezado a caminar, pasamos frente a unas curiosas casas típicas de la zona y muy bien preparada. Se trata de casas cueva, que el terreno margoso hace de fácil construcción en esta zona.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Casas cueva cerca de la pedanía de El Tollé (1)

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Casas cueva cerca de la pedanía de El Tollé (2)

 

Seguimos desde estas casas cuevas y nos cruzamos con un camino asfaltado, se trata de la carretear MU-9-A y pocos metros tras recorrerla llegamos al restaurante “El Fielato”, un restaurante situado en una casa cueva adaptada y que no entramos cuando pasamos por su entrada pero que tiene muy buena pinta.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
El Fielato, restaurante cueva museo

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Horario de apertura de El Fielato

 

Pasado el restaurante llegamos a la pedanía de El Tollé (fácilmente de saber ya que veremos una señalización que nos los indica.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Señal de la pedanía de El Tollé

 

No hemos de seguir esta carretera que nos lleva a El Tollé, sino seguir el camibo que desde la señal, nos lleva por el camino asfatlado a su derecha.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla

Desde el cartel de El Tollé, se sigue el camino a la derecha

 

Seguimos este camino asfaltado hasta llegar al primer camino a la derecha, ya sin asfaltar que nos llevará a hasta el río Chicamo. Antes de llegar veremos unas casas cueva que en este caso están sin utilizar.

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Casas Cueva antes de llegar al río Chicamo

 

A partir de este punto, en el kilómetro 5.3 desde nuestra salida, seguiremos el rio en su desplazamiento durante 5.7 kilómetros, hasta llegar al kilómetro 11 de nuestro desplazamiento lugar donde abandonaremos el río. Pero eso lo dejaremos para más adelante.

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Primer encuentro con el río Chicamo

 

No lo he comentado hasta ahora, pero vamos a recorrer el río Chicamo a contra corriente, pasaremos por varios paisajes, además de los que hemos visto hasta ahora. Aquí descubriremos por qué a Abanilla,  sobre todo por la zona que vamos a recorrer,   la llaman la Palestina Murciana, debido a una escasa humedad reinante (a excepción del río), una geología espectacular y unas palmeras que crecen dando un peculiar paisaje de sistemas similares a oasis.

Pero antes de meternos  a recorrer el río Chicamo, hablemos de él.

 

El río Chicamo

El Río Chícamo es un afluente del Río Segura por su margen izquierda, teniendo lugar su nacimiento en las proximidades de la pedanía de Macisvenda y recorriendo en el  transcurrir de su curso numerosas pedanías del municipio de Abanilla. De norte a sur recorre El Chícamo, La Umbría, El Tollé, El Partidor, Sahués, Ricabacica, y Mahoya así como la localidad que nombre al término, Abanilla. A partir de aquí traspasa la comunidad Murciana y desemboca en el río Segura cerca de Redován, en Alicante.

En su recorrido por el término municipal de Abanilla atraviesa una zona de características semiáridas con precipitaciones irregulares y torrenciales cuando se producen. Todo esto unido nos hará ver en muestro periplo a través del río Chicamo que se trata de un lugar de gran interés geológico, botánico y faunístico.

La cuenca del río Chícamo es margosa, lo que permite que en su transcurrir realice espectaculares formaciones geológicas. Destaca la presencia en su cabecera, en  las charcas allí existentes, de la única población de interior de la Región de Murcia del Fartet (Aphanius Iberus), especie catalogada en peligro de extinción. Debido a la importancia ecológica y ambiental que presenta este espacio se encuentra catalogado como Lugar de Importancia Comunitaria (L.I.C.)  (se puede ver toda la información de este LIC aquí. En la declaración de este LIC se encontraron los siguientes tipos de hábitats de interés comunitario:

  • Pastizales salinos mediterráneos (Juncetalia maritimi)
  • Matorrales halófilos mediterráneos y termoatlánticos (Sarcocornetea fruticosi)
  • Matorrales halo-nitrófilos (Pegano-Salsoletea)
  • Estepas salinas mediterráneas (Limonietalia)
  • Ríos mediterráneos de caudal permanente con Glaucium flavum
  • Ríos mediterráneos de caudal permanente del Paspalo-Agrostidion con cortinas vegetales ribereñas de Salixy Populus alba.
  • Ríos mediterráneos de caudal intermitente del Paspalo-Agrostidion
  • Matorrales arborescentes de Juniperus spp.
  • Matorrales termomediterráneos y pre-estépicos
  • Zonas subestépicas de gramíneas y anuales del Thero-Brachypodietea
  • Prados húmedos mediterráneos de hierbas altas del Molinion- Holoschoenion
  • Galerías y matorrales ribereños termomediterráneos (Nerio-Tamaricetea y Securinegiontinctoriae)
Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cartel de Proyecto LIFE Naturaleza Conservación del Fartet

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Remanso de agua donde es posible ver el fartet

 

Aspectos geológicos del Río Chícamo

El paisaje geológico ha definido las “posibilidades” erosivas del río Chícamo en su trazado. El río nace cerca de la pedanía de Macisvenda transcurriendo por una zona agrícola de escasa pendiente y con un sinuoso trazado lleno de vegetación asentada sobre ricos suelos.

Si seguimos el río en su descenso (al contrario del itinerario que vamos a realizar), encontramos una vasta formación conglomerática, que el río atraviesa seccionándola a través de un desfiladero de dos metros de anchura y alturas próximas a los cuarenta metros en algunos tramos que si queremos atravesar (como haremos), debemos de hacerlo a través del agua del río, ya que siempre presenta caudal, originando también bellos remansos.

Si nuestros conocimientos de geología nos lo permiten, podremos ver interesantes aspectos geológicos, como la existencia de fallas, meandros de 90º, grandes pliegues,  surgencias de agua en las paredes de los conglomerados, donde se produce la precipitación de carbonatos y la formación de travertinos.

Si seguimos el río en su descenso, tras cruzar el desfiladero, las rocas dentríticas van disminuyendo su tamaño de grano y cambian a arenisca rojiza, que progresivamente son sustituidos por margas marinas amarillentas o grises, que han sido modeladas originando un paisaje de “bad – lands”, término anglosajón que se traduce como “tierras malas”, paisajes casi lunar de cárcavas y chimeneas de hadas típico de clima subdesértico de la vertiente mediterránea.

Una vez comentada la geología, sigamos con nuestro itinerario.

 

Continuación del itinerario

Una vez llegamos al cauce del río Chícamo, vamos a seguir su cauce en contra de corriente. Aquí podremos ver que nos adentramos en las ya comentadas “bad lands” que nos rodearan en nuestro camino junto al río. El itinerario a partir de aquí es sencillo, cruzando en varias ocasiones de un margen del río al otro a través de piedras puestas en el curso del mismo y pudiendo ver vegetación típica de ribera, con abundancia de caña común (Arundo donax), pastizales salinos mediterráneos (Juncetalia maritimi) y pinos.

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Caña común (Arundo donax) en los laterales del río Chícamo

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Paisaje al principio del itinerario al llegar al río Chícamo

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
El río Chícamo encauzado por medio de acequias

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cauce del río que hemos de seguir rodeado de bad lands

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Tarai en cauce del río

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Badlands en los laterales del curso del río

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cartel de la PR-MU 74

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Erosión por agua en las paredes del río

 

Alguna fauna podemos observar en el río Chícamo como cangrejos de río, ranas,… y si nos fijamos podemos ver los rastros de sus paso por el río, como huellas de Jabalís.

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Huellas de jabalí

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cangrejo de río en el Chícamo

 

Si continuamos nuestro itinerario llegamos a una basta formación conglomerática que está espectacularmente seccionada por el río, originando un estrecho desfiladero, de menos de dos metros de anchura y alturas próximas a los cuarenta metros en algunos tramos, que ya hemos comentado anteriormente. El río SIEMPRE lleva agua, por lo que hay que llevar calzado que permita mojarse o cambiárselo por uno más adecuado. Y muy importante, debido a que el sendero no está acondicionado (cosa, por otra parte ideal para mantener el aspecto “salvaje” de la zona) hacer caso al siguiente cartel, que además nos indicará la entrada a la formación conglomerática:

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cartel de aviso y que nos permite saber que nos adentramos en la formación conglomerática

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Entrada al desfiladero formado por el río Chícamo

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Desfiladero formado por el río Chícamo1

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Desfiladero formado por el río Chícamo. Aquí hay que mojarse los pies

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Desfiladero formado por el río Chícamo2

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Desfiladero formado por el río Chícamo3

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Desfiladero formado por el río Chícamo4

Una vez pasado estas paredes verticales, avanzaremos por una senda a través de cañas y pinos (alguno de ellos con escoba de brujas, que ya comentamos en este blog en una ocasión anterior y que se puede ver aquí) y zonas de pequeñas cataratas y pequeños y bucólicos remansos de agua.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Pequeñas cataratas en el río Chícamo

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Senda a seguir

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Senda a seguir rodeada de cañas

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Escoba de brujas en un pino de la senda

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Pino excepcional en la senda

 

La senda nos lleva hasta el centro de interpretación del aprovechamiento hidráulico histórico del río Chícamo, un antiguo molino hidráulico del siglo XIX y la Casa del Molinero, que fue inaugurado el 15 de septiembre de 2015.

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Cartel del centro de interpretación

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Centro de interpretación 1

 

Recorrido del río Chícamo en Abanilla
Centro de interpretación 2

 

A partir de este punto, nos queda un pateo de 6 kilómetros para llegar al inicio de esta excursión. Realizaremos la vuelta por la propia carretera que conduce desde el centro de interpretación por carretera bordeando la localidad de Macisvenda y de allí a Barinas, el lugar donde hemos dejado el coche.

 

Más información

  • Artículo “El Río Chícamo: Un recurso neocultural” aparecido en la revista Eubacteria se puede leer o bajar aquí
  • Artículo “El Río Chícamo y el acuífero de Quibas” aparecido en la revista Eubacteria se puede leer o bajar aquí
  • Sobre la geología del río Chícamo aparecido en el diario La Verdad el 6 de febrero de 2001 y de cuyo autor es José María Galiana se puede consultar aquí
  • Un artículo generalista sobre el río Chicamo se puede ver aquí
  • Sobre senderismo en el propio río Chicamo se puede consultar aquí
  • Se puede consultar la entrada sobre el río Chícamo en la página web de Región de Murcia Digital aquí.

 

 

INFORMACIÓN PRÁCTICA DE LA RUTA

Provincia: Murcia

Alicientes para hacer la ruta: Ruta sencilla, con el aliciente de poder ver un cañón encajado en un río siempre con agua y una geología espectacular.

Época recomendada: Cualquiera. Como cuando se pasa por el estrecho hay que atravesar el río bajándose, se recomienda llevar alzado para mojarse y es más recomendable en  primavera y en verano.

Kilómetros de la ruta: 17.400 metros

Niños: Sin problema

Perros: Sin problema

Bicicleta: Debido a que hay que atravesar el río, no es posible realizar la ruta en bicicleta.

Nota: Como ya indiqué al principio de post la ruta se plantea para hacerla de 17 kilómetros, aunque el recorrido principal del tramo del río Chícamo se puede reducir si dejamos el coche en El Tollé y hacemos el recorrido y volvemos por nuestros pasos

Para terminar, y si disponemos de GPS, podemos bajar los tracks de esta ruta desde la página de wikiloc desde aquí.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Recibe los nuevos post en tu bandeja de entrada