Museo de Ciencias Naturales de Valencia (1 de 2)

Museo de Ciencias Naturales de Valencia

Recuerdo de pequeño (no tendría más de 10-12 años) haber ido a Valencia y haber visitado un Museo donde se podían ver mamíferos prehistóricos. Recordaba aquél museo como grandioso pero un poco “arcaico”, tanto por su contenido (que me fascino) como por la forma en la que estaban presentados. Años más tarde busqué ese museo y aprovechando una visita a Valencia fui a visitar el Museo que estaba en nueva ubicación y había cambiado mucho y para mejor el como yo lo recordaba.

Historia del museo

El Museo de Ciencias Naturales de Valencia, de titularidad municipal, es una joya escondida en la ciudad de Valencia, no demasiado conocido no concurrido, llegando al extremo de que siquiera tiene página web propia. Se encuentra en los Jardines del Real, conocidos popularmente como Los Viveros. Los Jardines reales reciben su nombre al hecho a que en ellos se encontraba el palacio real hasta la invasión napoleónica.

El actual Museo de Ciencias Naturales de Valencia tiene su origen en el antiguo Museo Municipal de Paleontología, fundado en 1889 y que pasó por varias ubicaciones antes de la actual. Este museo surgió gracias a la donación de la colección privada del ingeniero José Rodrigo Botet. Nacido en Manises (Valencia) en 1842, tras una vida convulsa tanto en lo político como en lo económico, emigra a Argentina en 1875 junto a su mujer y  un amigo Enric de Carles. Bonet dirigió diferentes obras de ingeniería civil y militar en Brasil, los Andes y la Patagonia. Mientras que Enric de Carles trabajaba como profesor de ciencias y técnico naturalista del Museo de Buenos Aires, dedicando su tiempo libre a recoger fósiles por la cuenca del Río de la Plata. La espléndida colección de fósiles fue comprada por Bonet con el objeto de llevarla en su retorno a su Valencia de origen, cosa que realizó en 1889. La vida de José Rodrigo Botet es muy rica en hechos y se puede leer una biografía detallada aquí.

Museo de Ciencias Naturales de Valencia
Armadillos gigantes de la colección de Rodrigo Botet

 

Ubicación de la colección a la largo del tiempo

Desde su ubicación inicial hasta el lugar donde hoy podemos maravillarnos con la exposición, la colección paleontológica de José Rodrigo Botet recorrió varias localizaciones. Nada más llegar a Valencia, en 1889, la colección se instaló en el en el desaparecido Convento de San Gregorio de la calle de San Vicente, en el emplazamiento del actual Teatro Olympia. Fue en este lugar donde Enrique De Carles se ocupó del montaje de los diferentes esqueletos.  Un año más tarde, en 1890, ante la epidemia de cólera que afecta a Valencia abandona la ciudad y la colección se traslada a un local municipal situado en el número 62 de la calle Ruzafa, lugar donde permaneció hasta 1896, ubicándose la colección en un antiguo edificio de los Jesuitas, el Hospital de San Pablo, junto a la Alquería de Julià, lejos del centro histórico.

Con la celebración del IV Centenario de la Universidad de Valencia en 1902, el Ayuntamiento de Valencia decide mostrar la colección al público general por primera vez, pero el edificio del Hospital de San Pablo resultó ser ineficiente para la conservación y exhibición de la colección, por lo que el Ayuntamiento de Valencia planteó la construcción de un nuevo edificio cuya finalidad sería acoger la colección de Botet para exhibirla al público. Este nuevo edificio nunca llegó a construirse, y se decide trasladar la colección a un nuevo emplazamiento en el edificio del Almodí, una antigua alhóndiga del siglo XIV situada en pleno centro de la ciudad histórica de Valencia, encontrándose a pocos metros de la Catedral y que en la actualidad acoge una sala de exposiciones. Esta nueva ubicación permitió que la colección paleontológica pudiera ser visitada por el público general, inaugurándose en el año 1908 como Museo Municipal de Paleontología.

En 1925 la colección paleontológica se amplió con una colección malacológica donada en  por Eduardo Roselló Bru, que puede admirarse en el museo actualmente. El Museo permaneció en el edificio del Almudín hasta 1989, año en las que unas lluvias torrenciales aceleraron el deterioro del edificio, declarándose en estado de ruina. El periplo de la colección continua, en esta ocasión a los bajos de la Casa Consistorial, en la antigua Sala Municipal de Exposiciones, inaugurándose el 2 de julio de 1991. Y en esta ubicación permanecerá hasta que el 1999 se inaugure el actual Museo de Ciencias Naturales de Valencia, en el rehabilitado del antiguo restaurante de Viveros, El edificio, de estilo racionalista, fue diseñado por el arquitecto valenciano Luis Gay y construido a finales de los años 1950. El actual museo, tras la remodelación de las  salas de paleontología, en las que se habilitaron vitrinas con los restos encontrados en los yacimientos valencianos, y la recreación de algunos de estos yacimientos, fue inaugurado en diciembre de 2012, dejando el espacio expositivo con la didáctica que podemos admirar actualmente.

Museo de Ciencias Naturales de Valencia
Entrada al actual Museo de Ciencias Naturales de Valencia

 

Colección de Rodrigo Botet

La colección de Rodrigo Botet es posiblemente la mejor colección europea de fósiles del Pleistoceno (Cuaternario) sudamericano, provenientes de Argentina y Uruguay estando formado por veinte esqueletos y más de cinco mil huesos que pertenecen a más de veinte familias diferentes de mamíferos. Entre los mamíferos se encontraba el Hombre de Samborombón, un esqueleto humano que fue considerado durante años la pieza más importante de la colección y que provocó numerosas discusiones científicas a principios del siglo XX debido al postulado de la antigüedad terciaria del origen de la humanidad. Para conocer con detalle esta historia recomiendo encarecidamente el artículo de Catalá (2012) “La polémica sobre el hombre terciario y su expresión en Valencia de comienzos del siglo XX” y que puede leerse aquí. De esta colección son también muy representativos un esqueleto completo de un Megaterio de seis metros de longitud (es el ejemplar más grande de los 4 que hay en los museos de Europa, en Madrid, París y Londrés), un gran ursido (oso), un tigre de dientes de sable y varios armadillos gigantes.

Museo de Ciencias Naturales de Valencia
Megaterio del Museo de Ciencias Naturales de Valencia

 

La colección de Rodrigo Botet incluía piezas que no podemos ver en el museo de Ciencias Naturales de Valencia, pero que si que era posible verse cuando la colección estaba en el Almudín. Entre estas piezas se encontraba la llamada “momia precolombina del Museo Paleontológico de Valencia”. La momia en cuestión acompañó a la colección de Rodrigo Botet en sus sucesivos cambios de ubicación hasta que la colección fue desalojada en 1990 debido a las obras de restauración del Almudín y es en este momento en el que se separa la momia del resto de la colección. Los fósiles de animales se ubican en los bajos de la Casa Consistorial, en la antigua Sala Municipal de Exposiciones, como ya he explicado anteriormente, y la momia fue arrumbada en un almacén del museo de Prehistoria de Diputación. La siguiente vez en la que se tiene noticia de la momia es en 1992, momento en el que se realizó una investigación sobre la misma, con el objeto de la consolidar de la momia y reparar sus partes dañadas y obtener todos los datos posibles sobre la misma. Los datos que he podido de los estudios que se hicieron son que fue hallada en el siglo XIX en Tiahuanaco, en la actual Bolivia, en una zona con abundantes restos de una civilización precolombina del primer milenio. Esa región estuvo dentro del imperio Inca. La momia pertenece a un hombre de edad avanzada, de 1,57 metros de estatura. El cráneo está deformado, con la frente prácticamente aplanada y que perdió muchos dientes en vida ya que en la momia solo le quedaban los incisivos. Existe un estudio en profundidad sobre la momia realizado por los doctores de la Universidad de Medicina de la Universidad de Valencia  Francisco José Puchalt Fortea, J. D. Villalain y M. Belinchon quienes en septiembre de 1992 presentaron en el encuentro realizado en Barcelona “Paleopathology Association. European Meeting” la ponencia que bajo el título “Estudio de la momia precolombina del Museo Paleontológico de Valencia” y publicada en “Proceedings of the IXth European Meeting of the Paleopathology Association” ISBN 84-393-3766-3, págs. 291-292. Dicho ponencia me ha sido imposible de localizar. En cuanto a la situación actual de la momia, según todos los indicios, sigue depositada en un almacén del museo de Prehistoria de Diputación. Yo tuve la fortuna de poder verla durante una exposición temporal que se realizó en 2015 en el museo de Ciencias Naturales de Valencia, en conmemoración del centenario de la muerte de José Rodrigo Botet y en la que se podían ver objetos personales de Bonet, la medalla de oro que la Universitat de Valencia le otorgó, dos baúles nunca antes vistos así como la momia de la que estamos hablando y dos cráneos precolombinos.

Museo de Ciencias Naturales de Valencia
Momia precolombina del Museo Paleontológico de Valencia

 

Aquí lo dejamos en este post. En el próximo post haremos una visita en detalle al museo y veremos sus diferentes áreas.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Recibe los nuevos post en tu bandeja de entrada